Día de la dona = Azúcar + Harinas

En este día de la dona seguramente todos pensamos en ¿por qué no? ir al centro comercial o a la panadería más cercana y comernos una deliciosa dona de azúcar, glaseada, de chocolate o incluso rellena de algún tipo de mermelada.

¿Seguro quieres eso? No después de saber todo lo que las harinas y las azúcares pueden ocasionar a nuestro cuerpo, con esto no queremos decir que nunca en la vida debas comer una dona porque morirás y aumentaras 90 kilos, de hecho el principal problema de estos ingredientes no es el hecho de consumirlos sino consumirlos en exceso, por eso es importante mencionarte todos los posibles efectos que puede tener nuestro cuerpo al consumir estos alimentos constantemente.

Las donas están compuestas principalmente de azúcar y harina refinada dos ingredientes que han estado en el ojo de muchos en los últimos años por los daños que producen al cuerpo humano cuando se consumen en exceso, la harina refinada es también conocida como harina blanca y tanto su color como su nombre se debe a que al ser refinada es harina literalmente vacía porque se le quitan todas las proteínas y minerales que originalmente posee y tras el proceso de refinado contiene sólo carbohidratos, según diversos estudios cuanto más harinas refinadas consumimos nuestro cuerpo produce más insulina lo que promueve el almacenamiento de grasas además hace que nuestro corazón y nuestros riñones trabajen a un ritmo acelerado para que logren procesar el azúcar, lo que puede llevarnos a tener serios problemas cardiovasculares, diabetes e incluso hipertensión, esto sin mencionar que las harinas refinadas en conjunto con el azúcar son adictivas.

Ahora entiendes porque hay días en los que tienes la “necesidad” de comerte una galleta o un dulce, esto se debe a que tu cuerpo tiene una adicción al azúcar y las harinas, pero ya te dijimos todo lo malo y ahora dices ok, probablemente deba hacer algo por reducir el consumo de harinas y azúcar pero ¿Cómo lo hago? aquí unos #MioraTips

  • Si de verdad no puedes aguantar más y quieres unas galletas busca que sean de harina integral.
  • Busca reducir el consumo de harinas y azúcares mediante la ingesta de frutas o verduras, muchas veces comemos por ansiedad o por necesidad de masticar algo encuentra alguna fruta o verdura que sea algo “crujiente” para satisfacer esa necesidad.
  • Práctica alguna actividad física para reducir la ansiedad y activar tu metabolismo.
  • Haz entrecomidas con jícama, pepino, y algo de zanahoria de esta forma saciaras tu ansiedad y necesidad de azúcar al mismo tiempo que mantienes tu metabolismo activo.

Comenta este post: