Cuidados de la barba en el siglo XXI

Aunque ganar cualquier batalla a las mujeres es muy complicado, en Miora nos hemos ganado a nuestras compañeras… ¡y les hemos convencido de dejarnos un hueco en este espacio para consentir también a los hombres!

Cada vez es mayor el tiempo que dedicamos los hombres a cuidarnos y cada vez es más el tiempo que se dedica a tratar el tema en los medios de comunicación, en conversaciones entre nosotros e incluso con nuestras parejas 😀

Hay temas que ya trataremos en futuros posts como peinados, cuidado de la piel o manicures y pedicures, pero hoy queríamos comenzar con uno de los que más suena últimamente, y es el tema de nuestro afeitado y en concreto, nuestra barba. En Miora una de las categorías con más movimiento es el de las barberías así que he hablado con algunas de ellas y os comparto cómo ven ellos esta tendencia creciente de cuidársela.

En mi caso, hace ya más de 10 años que decidí dejarme barba. No voy a mentir aquí, en mi primer post, pero me la dejé porque siempre me ha dado una pereza horrible afeitarme por las mañanas… ¡seguro que os pasa a muchos! Pues bien, lo primero que debéis tener en cuenta es que cuidarse la barba supone más trabajo que afeitarse todos los días.

Al principio tarda un poco en crecer pero sobre todo en hacerse homogénea y asentarse en tu contorno. Una vez crece y repasas bien la barba para estar decente debes elegir el tamaño, forma y dinámica de cuidado. Los principios básicos que todas las barberías me han confirmado son:

– Longitud: con una barba larga tu rostro se verá más afilado (es mi caso) y una barba corta hará que tu rostro parezca más moldeado y perfilado.

– Higiene: debes tener en cuenta que tu barba está completamente expuesta al exterior y a las impurezas y que el vello es mucho más duro que el de la cabeza. Por tanto, parte del tiempo de tu cuidado será lavarla bien (incluso con productos especializados) y tratarla mejor (con productos como el minoxidil, que actúa como vasodilatador y lo hace crecer más rápido y sano).

– Hidratación: además, y como punto a parte, al tener un vello tan fuerte y en una zona tan delicada de piel como el rostro, debes tener en cuenta que toda la zona tiende a deshidratarse, de ahí los picores que surgen cuando comienzas a dejarte barba o la tienes descuidada. Aquí, igual que en el punto anterior, existen multitud de productos que no sólo mantienen una correcta hidratación sino que incluso moldean o suavizan tu barba (y bigote).

– Mantenimiento: para personas como yo, es recomendable acudir a la barbería al menos una vez cada 2 ó 3 semanas para que un profesional pueda hacer todos los recortes, arreglos necesarios y para que dé una buena saneada. El resultado es increíble.

¡Ves cómo no es tan fácil! Como siempre en la vida, lo bueno cuesta y estar a la moda y dejar de afeitarse a diario también 😀

¡Hasta la próxima!

Jorge Villabona // CMO y Fundador MIORA

Comenta este post: